Las festividades religiosas son un verdadero tema a la hora de elegir un destino de viaje, acá en Chile sucede con la famosa Fiesta de la Tirana, que atrae miles de visitas a ver las llativas comparsas, diabladas y agasajos que se le ofrece a la Virgen, además de atraer fieles que pagan sus mandas y deseos cumplidos, arrastrándose penosamente de rodillas hasta que llegan a los pies de la Virgen, donde empiezan a agradecer y entregar sus ofrendas.

bulgarki5.jpg

Algunas de las tradiciones curiosas de Bulgaria, son también sus conocidas festividades religiosas, como la Fiesta Patronal de San Elías, celebrada en época de verano. San Elías fue uno de los más importantes profetas del Viejo Testamento. Elías tiene un significado trascendente desde que el profeta mismo decidió develar sus más profundas dudas existenciales originadas en los brazos del Morfeo.

Elías significa Fuerza de Dios, por esto todos los hombres veneraban a Elías por ser un nexo muy fuerte con la fuerza divina del todopoderoso. San Elías es el patrono de los relámpagos y truenos, él atrae las lluvias y la humedad, protegiendo la vida, la prosperidad y seguridad de las especies vivientes; se supone que el santo intercede con Dios para proteger en especial a los panaderos, peleteros y silleros búlgaros.

Entre otras festividades atractivas, se encuentra la celebrada los días 1 de marzo, cuando entre los amigos y familias se intercambian amuletos elaborados con hilos de colores que atraen la buena suerte, la buena salud y la fuerza. La fiesta de Domingo Santo, por su parte, es la mas importante para los búlgaros, dedicándose el día a las personas con nombres de flores o arboles, se regalan huevos pintados de diferentes colores, se juega a chocar huevos hasta que revienten con el fin de atraer la buena suerte también y se come un pan muy similar al pan de pascua o queque de navidad, con pasas, nueces y frutas confitadas.

Foto: hispanoperiodistas.com