Cada año a principios de Junio, en los valles donde se cultiva las rosas damascenas mas conocidas como rosa de Bulgaria, se celebra el Festival de las Rosas.

festival-rozi.jpg

Los participantes y recolectores del festival, se amanecen a decorar con las primeras flores de rosa el ambiente. Los recolectores aprovechan la ocasión para lucir sus más coloridos trajes, que conjugan a la perfección con el colorido perfumado de las rosas damascenas.

Dicen que el Festival de las Rosas es la única parte autentica y real de Bulgaria, porque rescata tradiciones y costumbres antiquísimas. Cuando se da inicio al Festival se realiza un ritual tradicional en los campos de la rosa, luego se termina todo con un carnaval muy movido.

El Valle de las Rosas prospero en sus cultivos gracias a la tesón de los búlgaros, las excelentes condiciones de la tierra y el favorecedor clima, dejando ya una huella de más 300 años de cultivos de la famosa rosa damascena.

La tecnología ha permitido acelerar el proceso de destilación de las rosas, rescatando todos sus componentes intactos. El aceite de rosa de Bulgaria tiene más de doscientos cincuenta macro y micro componentes, muchos de ellos en mayor concentración que cualquier otro aceite de rosa, superando en calidad a las rosas cultivadas en Turquía, Ucrania y Georgia.

El aceite de la rosa de Bulgaria es cálido, con un aroma a miel profundo, fragante y suave. La fijación del perfume es alta y duradera. Es solo el aceite de la rosa el que le da la fijación, durabilidad y profundidad a los perfumes y cosméticos elaborados con ella como componente.

Foto: cometobulgaria