La Iglesia de St.Petka, se encuentra en la aldea de Balsha, en la región de Sofía. Esta Iglesia tiene paredes pintadas y una cúpula que realza de manera impresionante su forma rectangular. La luz llega a su interior a través de una ventana ubicada en la pared del lado sur.

sofia-st-petka-church-imagesfrombulgaria.jpg

Las paredes están hechas con piedras enormes, procesadas parcialmente con martillo y mortero. Una característica que llama la atención en este templo, es la ausencia de decoración, más bien es casi nula, presentándose apenas una en la parte occidental de un muro. Su entrada es por la parte baja del oeste, donde se ubica la puerta.

Entre los materiales que se observan en la construcción de este templo, se encuentran algunos de segunda mano, seguramente tomados de algún asentamiento cercano de la antigüedad.

Las paredes del sur y del oeste están decoradas con un pintado en zigzag muy simple, se ve varios santos de pie, dos prelados, Santa Petka y Santa Nedelya. Se observa otra zona con imágenes en bustos como medallones que van dividiendo el arco y las paredes de la iglesia. En el muro occidental, hacia el lado derecho de la puerta hay un mural en malas condiciones que muestra a los Santos Constantino y Elena además de la figura de un santo, hacia la izquierda se ve en una pintura al Arcángel Mikhail y San Iliya.

Por otra parte y como comentario acerca del aspecto de este lugar, se nota que son los colores del templo los que le confieren un cierto sentido de amplitud cuando se entra en ella, aunque sus dimensiones no son precisamente enormes, solo da la sensación que así fuera.

Foto: commons.wikimedia